Visita al Centro Abruzzés, asociación que a pesar de la pandemia se mantiene firme

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El director de Relaciones con la Comunidad y DDHH, Gerónimo Gallegos, estuvo en la entidad italiana dialogando con sus fundadores y escuchando su situación actual en medio de la pandemia. “Hace 26 años que empezamos con esta aventura (fue fundado el 15 de julio de 1995), totalmente convencidos de que lo podíamos hacer” explicó Horacio Sabatini, una de las caras visibles.

Desde la Dirección de Relaciones con la Comunidad y DDHH se está realizando una recorrida por diferentes asociaciones civiles, y en ese marco, su titular Gerónimo Gallegos, estuvo reunido con miembros del Centro Regional Abruzzés de Necochea-Quequén, ocasión en la que dialogaron acerca del funcionamiento del mismo y de lo complicado que se hace prevalecer en época de pandemia.

En este sentido, la presidenta Lucía Di Benedetto aseguró que “este año recién reactivamos el curso de italiano de manera online, pero la realidad es que la pandemia nos complicó muchas otras actividades y nos encontramos muy limitados, como por ejemplo los almuerzos mensuales que nos benefician porque nos generan una entrada”.

Asimismo, admitió que “estamos esperando para volver con los cursos de canto, con el grupo de cognitiva que es para la ayuda de la memoria, con las clases de yoga, teatro, con los actos solidarios de los que participamos, es decir esperamos todas estas cosas que además generan amistad y compañía”.

Por su parte, Horacio Sabatini, otra de las caras más visibles de la entidad en la ciudad, añadió que “hace 26 años que empezamos con esta aventura (fue fundado el centro el 15 de julio de 1995), totalmente convencidos de que lo podíamos hacer”.

De esos comienzos hasta aquí, recordó que “hemos recibido mucha colaboración, no solamente de italianos, que somos raros y a lo mejor no muy abiertos, pero sí muy generosos y perseverantes” para acotar que “además somos muy alegres, porque los almuerzos que se hacen acá son históricos, y prueba de ellos son las 120 personas que se juntan, de todas las edades, que bailan, cantan, en el marco de un domingo más pero que es más que un domingo…”.

En el cierre, y a tono con Di Benedetto, describió que “esta pandemia nos ha hecho un daño grave, porque muchas de nuestras recaudaciones se refieren a estos almuerzos”.

SE ADJUNTA AUDIO, FOTO, VIDEO