COMPARTIR

Mientras el municipio y la empresa perforadora planifican instalar una bomba nueva en las próximas horas, mientras tanto se analizan alternativas para impedir que rebalsen los líquidos cloacales en esa zona del parque.

Las cuadrillas municipales de Infraestructura trabajan en la reparación de la planta de bombeo cloacal ubicada en 103 y 30, la cual sufrió una rotura este viernes y se buscan alternativas ante la posibilidad de desborde de líquidos cloacales, hasta tanto se pueda reparar lo más inmediato posible.

En referencia a ello, el director de Infraestructura del municipio, Marcelo Gómez, detalló que “en 103 y 30 tenemos una planta de bombeo cloacal, en la cual hace 20 días se quemó la bomba. Pusimos otra bomba que teníamos de emergencia, pero este viernes a la mañana se nos cortó el eje de esta bomba y por el momento esa planta está sin trabajar”.

Mientras señaló la posibilidad de que durante esta jornada se traiga una bomba nueva para mañana colocarla junto a la empresa perforadora, Gómez alertó que “esta tarde en la zona puede llegar a haber desborde de líquidos cloacales y estamos buscando alternativas para mandarlos a alguna cámara y que no rebalse en la calle”.

Por ende, no sólo se quería informar a la población sobre el desperfecto de esa planta de bombeo y el posible derramamiento de líquidos, sino que el funcionario apuntó también que “hay que tratar de evitar la descarga de piletas en esa zona, donde hay mucha gente que descarga y esa agua va directamente a esa planta de bombeo en la zona del parque”.