COMPARTIR

Este fin de semana, los controles vehiculares a cargo de Tránsito se reiteraron en diferentes arterias de la ciudad, con resultados lamentables y con un test positivo de hasta 2.86 en sangre

Por decisión del intendente Arturo Rojas, la presencia del Estado municipal en las calles del distrito es constante y fluida, con el objetivo de, por ejemplo, mantener el orden vehicular en plena temporada estival y en épocas de pandemia.

En este sentido, la Dirección de Tránsito, a cargo de Julián Corro, ejecuta diferentes controles en arterias transitadas de la ciudad, oportunidad en la que se le solicita al conductor del vehículo ocasional la documentación del auto y se le hace el test de alcoholemia.

Por lo dicho, y como resultante de este fin de semana que pasó, es que se secuestraron 8 vehículos: tres camionetas, tres motos y dos autos, de los cuales siete de los conductores dieron positivo de alcoholemia, con algunos grados elevadísimos de hasta 2.68 en sangre; mientras que solo uno fue por falta de documentación.

Se adjuntan foto1, foto2 y foto3