Inclusión a través del deporte, otro bastión de las políticas impulsadas por el municipio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Con el objetivo de que los barrios alejados de los centros de Necochea y Quequén también tengan acceso a la práctica de disciplinas que se deben hacer en espacios cerrados, se avanza en la construcción de nuevos gimnasios en puntos estratégicamente ubicados.    

Según un informe solicitado a las inspecciones de Educación Física distrital, las zonas periféricas a los centros urbanos de Necochea y Quequén carecen de centros deportivos techados que estimulen la inserción de la niñez, la adolescencia y la juventud, de la mayoría de los barrios que componen estas ciudades, en la práctica de disciplinas de formación inicial.

Entendiendo al deporte como una pieza clave para fomentar la inclusión de los diferentes sectores de las comunidad, un engranaje que no solo impulsa la formación integral de las personas, desde la réplica de los valores, sino que, principalmente, acorta la brecha entre chicos y chicas que viven inmersos en las más variadas situaciones socio-económicas, de vinculación familiar y hasta pedagógicas, fue que el municipio tomó la decisión, desde iniciada la actual gestión de gobierno, de revertir la situación planteada a través de obras y programas que se focalicen en las zonas más postergadas por las políticas estatales.

Así, ya está aprobado el convenio que posibilitará la construcción del Complejo Deportivo Noroeste, el primer gimnasio cerrado de una zona que al día de hoy es habitada por más de 10 mil vecinos y que beneficiará a barrios muy populosos de Necochea, como el 9 de Julio, el José Hernández (Fonavi), el Camioneros o Los Tilos, entre otros.

Con un presupuesto oficial superior a los 32.5 millones de pesos, en este nuevo piso los vecinos podrán realizar actividades como básquet, hándbol o vóley sobre una superficie de 25 por 40 que contará con una cubierta metálica de 1200 metros cuadrados, en su primera etapa.

“El futbol está diseminando por todos lados, pero aquellos padres que querían llevar a sus hijos a un centro de entrenamiento para practicar otras disciplinas tenían no menos de 20 cuadras para encontrar uno”, explicaron desde el área de Deportes de la comuna dando justificación a este eje sobre el que giran las políticas municipales y por el que se prevé para el año entrante poder comenzar con el techado del playón ubicado en la intersección de calles 53 y 84, que incluiría en este derecho al Barrio Norte y a todas las zonas aledañas.

En Quequén, donde el único polo deportivo de referencia sigue siendo el CEF N° 76, la comuna comenzó a ejecutar un ambicioso proyecto de readecuación en el predio donde antiguamente funcionaba la empresa Raiser, lugar en el que se planifica la construcción de canchas al aire libre, en una primera instancia, dotadas de servicios como vestuarios y sanitarios, y el techado de alguno de sus playones en un futuro no muy lejano.

Como “frutilla del postre”, no sin antes olvidar el trabajo que se realizó en cada una de las delegaciones del interior del distrito que no cuentan con un CEF, tales los casos de Claraz, Santamarina o Energía, en 2022 Necochea contará finalmente con la tan ansiada Pista de Atletismo Municipal, luego de que se aprobara un convenio con Nación, a través del Plan Argentina Hace, por más de 34 millones de pesos.

Tantas veces prometida, esta obra que marcará un antes y un después para la disciplina en todo el partido, constará de un piso de suelo cemento de 15 centímetros de espesor sobre una base entoscada de 30 para la práctica deportiva, pero, además, estará dotada con torres de iluminación y un cerramiento perimetral de 500 metros lineales.

Comenzando a cumplir este objetivo de propagar la práctica deportiva por todo el distrito, como una forma de inclusión para los vecinos que no tenían la posibilidad de acceder a un espacio de este, es que también se comenzaron a desarrollar otros proyectos que persiguen símiles finalidades, como el circuito de BMX que ya comenzó a ver la luz en un predio contiguo al Velódromo Municipal, un anhelo de los riders locales desde hacía muchos años, o la bajada inclusiva para kayaks y canoas que estará ubicada en pleno Paseo de la Ribera y que brindará la posibilidad de disfrutar de las actividades náuticas en el Río Quequén a personas con discapacidad o con alguna imposibilidad física.

Foto de Archivo y Plano