El régimen de recuperación de deuda encarado desde el Ejecutivo recauda millones de pesos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La moratoria, que está vigente desde el inicio de la gestión del intendente Arturo Rojas, ha sido todo un logro, por el respaldo del vecino ante las facilidades de pago y el quite, en muchos casos, de hasta el 100 x 100 de interés. Esta medida explica, de alguna manera, el orden económico por el que atraviesa la comuna en la actualidad, con superávit después de 47 años

El plan de moratoria por tasas urbanas lanzado por el intendente Arturo Rojas desde el inició de su gestión se convirtió, quizá, en uno de los grandes aciertos cuando promedia su mandato, si tenemos en cuenta que, cuando se hizo cargo del municipio, había un gran atraso en el tema recaudatorio, además de pocos fondos en las arcas de la comuna.

Así fue que, con quita de hasta el 100×100 de interés, el vecino vio con buenos ojos empezar a regularizar su situación, y fue entonces que, de a poco, se fue acercando a la Agencia de Recaudación Municipal para averiguar y hacerse de esta suerte de prórroga a largo plazo, con el compromiso entre las partes de cumplirla dada las facilidades.

En este sentido, se alcanzaron las 19.000 moratorias el año pasado, de las cuales ya están canceladas en su gran mayoría, en lo que es otra prueba fiel de que la medida tomada fue acertada. Tal es así que desde el Ejecutivo se optó por ir extendiéndola ante cada vencimiento previsto, al punto que en la actualidad el régimen de recuperación de deuda está vigente hasta mediados de diciembre, con descuentos importantes.

En cuanto a los números estrictamente, la recaudación es de varios millones de pesos, dinero que sirve también para afrontar los sueldos y las horas extras en tiempo y forma, más allá de la coparticipación que llega de Provincia.

Pero más allá de la moratoria, y esto es válido decirlo, el Intendente también le dio otro tipo de facilidades al vecino, a quienes les brindó la opción de pagar con un 30% de descuento su tasa mensual, siempre y cuando lo haga antes de la fecha de vencimiento.

En definitiva, esto sirve para reforzar el tesoro municipal, pero también para darle una facilidad de regularizar al vecino su deuda en tiempo de crisis y en el que un gasto fijo siempre es un dolor de cabeza en cada familia. Este combo, además, genera fondos que bien administrados decantan en un orden económico, algo que se refleja con un superávit que no se daba en el municipio desde hace 47 años.

Se adjunta foto de archivo