COMPARTIR

Ya realizaron la poda de los cercos y se restaura el monumento, al tiempo que se planifica realizar un mural para mostrar la tradición nipona.

Una importante puesta en valor se lleva a cabo en el Jardín Japonés del Parque Miguel Lillo, con el trabajo en conjunto entre el municipio, a través de la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas, a cargo de Ricardo Carrera, y la Asociación Japonesa.

En virtud de ello, este martes se realizó una reunión en Obras Públicas entre el secretario Carrera y el subsecretario de Servicios Públicos, Daniel Rodríguez, con uno de los miembros de dicha asociación, Ramón Yamamoto, para avanzar sobre la mejora del monumento del lugar y la realización de un mural.

Tras la reunión, Yamamoto describió que “estamos haciendo una puesta en valor del Jardín Japonés en el Parque, de una obra que se hizo en el año ’90 y que actualmente estaba un poco descuidada, así que se está pintando el monumento, se hizo una poda de los cercos y ahora se va a hacer un mural nuevo para mostrar nuestra tradición, aparte del mantenimiento de la zona”.

En cuanto al trabajo mancomunado con la Municipalidad, señaló que “ellos se ocupan de pintar el Torii, que es el monumento, están haciendo mejoramientos en toda la estructura y es una novedad el tema del mural, que estamos ideando con la Municipalidad para mostrar mejor tanto el lugar como la historia nuestra”.

Asimismo, remarcando que ya el lugar muestra un cambio de imagen con la poda de todo el cerco perimetral, apuntó Yamamoto que “pronto es la floración de los cerezos, que es el momento más lindo para mostrar el Jardín Japonés, así que para la primera o segunda semana de octubre recomendamos a la gente poder asistir al lugar para poder observar la floración”.

Se adjunta AUDIO, FOTO1, FOTO2