El municipio organizó una barrileteada en Envión por la Neurodiversidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Se desarrolló junto a otras 200 ciudades del país gracias a la convocatoria del médico pediatra Rubén Sosa, que cumple funciones en el Hospital de Niños Pedro de Elizalde, exCasa Cuna. “El espíritu de esta jornada es demostrar que todos somos diferentes y que si bien podemos volar más alto o más bajo, nos podemos mantener en el aire igual”, admitió la secretaria de Desarrollo Humano, Sandra Antenucci

Junto a otras 200 ciudades del país, el municipio, desde el Programa Envión, formó parte de una barrileteada por la Neurodiversidad, que fue impulsada por Rubén Sosa, médico pediatra del Hospital de Niños Pedro de Elizalde (exCasa Cuna), bajo el lema “No hay un cerebro igual a otro”. En este sentido, vale decir que el nexo para que se haga en nuestro distrito fue la profesora de Marketing, Eugenia Hoet, en conjunto con la profesora de Arte Lis Osma.

Durante la jornada, desarrollada en el patio de la sede ubicada en Quequén, en calle 574 y 545 más precisamente, niños y niñas que concurren al programa se mostraron entusiasmados y predispuestos en remontar cada barrilete, todos de distinto material, formas y colores, dándole así el respaldo a esta convocatoria que se hizo bajo la consigna “pintemos el cielo de muchos colores, llevemos el concepto de neurodiversidad mas allá de eso indefinido que le llaman normalidad. Pongamos en el cielo una verdad y remontemos juntos barriletes multicolores, que es el único juguete artesanal que nos hace mirar el cielo”.

En este marco, la secretaria de Desarrollo Humano y Políticas Sociales, Sandra Antenucci, señaló que “esto se viene trabajando hace meses, y hoy se puede visibilizar remontando los barriletes” al tiempo que añadió que “el espíritu de esta jornada es demostrar que todos somos diferentes y que si bien podemos volar más alto o más bajo, nos podemos mantener en el aire igual”.

Por su parte, el responsable de Envión, Gastón Cabello, manifestó que “estamos muy contentos y agradecidos, y en esta oportunidad se da fruto a una jornada donde están participando más de 200 ciudades” para acotar que “en esta propuesta, los chicos no tuvieron dudas y se sumaron con su barrilete y su producción a través de la creatividad del taller de la profesora Eugenia Hoet”.

A su turno, la responsable del Área de Discapacidad, Camila Bianchi, afirmó que “es una actividad inclusiva y que apunta a esto que venimos hablando y que respaldamos con convicción, que tiene que ver con la neurodiversidad y el neurodesarrollo y en saber que cada niño y niña tiene sus tiempos diferentes, con diversas maneras de relacionarse, tanto con el entorno como con el medio”.

Por último, Valeria Garrido de Juventud también acompaño la jornada, ocasión en la que reflexiono que “se los ve a los chicos muy contentos y felices, y hasta no quieren dejar de remontar su barrilete”.

Se adjuntan audio y foto