Derecho a la educación, accesibilidad y una sociedad más justa

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Desde el inicio de la gestión del intendente Arturo Rojas, el municipio ha bregado por mejorar la accesibilidad a todos los establecimientos educativos de Quequén, dotando de asfalto a sus calles linderas. “Para nosotros es un sueño realizado”, aseguró el vicedirector de la Escuela Nº 40, pisando el nuevo pavimento de la 576 que permite que unos 500 alumnos puedan ir todos los días a clases.

Entendiendo el derecho a la educación como uno de los verdaderos pilares de una sociedad más inclusiva y justa, el intendente Arturo Rojas ha bregado desde el inicio de su gestión por llevar mejoras a las instituciones públicas de los distintos niveles, ya sea desde el aspecto infraestructural, gestionando subvenciones a través del Consejo Escolar, o bien con el fin de garantizar la accesibilidad de los alumnos y sus familias a las aulas.

En este último sentido fue que impulsó el cumplimiento de los acuerdos que él mismo había planificado cuando le tocó estar al frente del consorcio portuario, avanzando con los trámites administrativos en Provincia y consiguiendo la tan ansiada pavimentación de las calles linderas a todos los establecimientos formativos de Quequén.

Cronológicamente, sobre finales de marzo pasado el accionar comenzó en el Hospital Municipal “José Irurzun”, un trabajo que comprendió el hormigonado de unos 300 metros de la calle 541, desde Avenida Benedicto Campos hasta 572, y de otros cien metros en la 572, hasta llegar a las puertas del Jardín Maternal Barquito de Papel.

Promediando julio las máquinas de la empresa licitante se apostaron en la calle 529 y llenaron con concreto las dos cuadras que separan la Escuela Primaria Nº 49 de la Avenida Benedicto Campos. A esos 200 metros se les sumaron otros cien, en la 578 de 529 a 531, para brindar accesibilidad también al Jardín N° 915 “Puente Colgante”.

Ya en agosto, el cuarto establecimiento beneficiado por este plan de accesibilidad que había proyectado el mandatario local cuando estuvo a cargo de Puerto Quequén fue la Escuela Primaria Nº 31. En este caso, se pavimentaron para brindar el servicio a toda la comunidad educativa 200 metros de la calle 528, entre 521 y 525, y la 525 entre 526 y 528, cuadra en la que está emplazado el bello edificio.

Finalmente, en la primera quincena de octubre se pudo poner fin a esta serie de obras que mejorarán para siempre la calidad de vida de los vecinos de Quequén, con el asfaltado de las calles 567 y 569, desde Avenida 578 a 576, y de la propia 576 de 567 a 569, que completan un recorrido que lleva al Jardín de Infantes Nº 920 y las escuelas Primaria Nº 40 y Secundaria Nº 9.

“Para nosotros es un sueño realizado”, aseguró Facundo Acevedo, vicedirector del establecimiento de enseñanza básica, luego de acompañar al Intendente en una recorrida por las nuevas cuadras.

Recordando cómo era antes, cuando los niños debían elegir entre faltar luego de una lluvia copiosa o asistir a clases embarrados, el directivo afirmó: “Esto es muy importante para toda la comunidad de la Escuela”, porque “acá funcionan tres instituciones, principalmente, y concurren alrededor de 500 pibes todos los días, además de sus familias”.

“El acceso a la escuela es muy importante, tiene que ver con la política de inclusión educativa”, afirmó Facundo. Y sobre esa base es que el municipio avanza, privilegiando el acceso a los derechos básicos, que son los que deben regir el direccionamiento hacia una sociedad más justa.  


Foto1, Foto2 y Foto3