Culminación de trabajos incumplidos y un proyecto de pavimentación que esperanza

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Además de haber concretado las ansiadas obras de recapado sobre la Avenida 59 y las calles 53 y 67, una promesa de campaña que fue dejada a la deriva, el municipio se puso al hombro un gran plan de bacheo, mientras planifica, con fondos propios, realizar un operativo de pavimentación en arterias deterioradas.

Luego de encontrarse con numerosas obras paralizadas, el gobierno municipal que encabeza el intendente Arturo Rojas se puso al hombro, desde el inicio de su gestión, una serie de obras de pavimentación que habían sido promesa de campañas anteriores y por los que la Provincia de Buenos Aires ya había erogado anticipos hacia la comuna, pero con trabajos que nunca comenzaron.

Así, entre abril y julio del año pasado los vecinos pudieron ver concretado finalmente el sueño del nuevo asfalto en un gran sector de la Avenida 59, aledaño a la Plaza Dardo Rocha, y en las calles 53 entre 58 y 60, y 67 desde 60 hacia 64, zonas de vital importancia para brindar un tránsito vehicular fluido en el centro de la ciudad.

Sin estancarse en este logro, el primer mandatario local comenzó rápidamente a concretar nuevas gestiones en los ministerios afines de Nación y Provincia para la consecución de fondos que contemplen trabajos de similar envergadura en la prolongación de esta vía troncal y otras arterias consideradas vitales dentro de un esquema diagramado por la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos, que encabeza el arquitecto Ricardo Carrera.

Paralelamente, en un accionar sin precedentes, cuadrillas de la Dirección de Infraestructura salieron a las calles de Necochea y Quequén a ejecutar un mega operativo de bacheo en distintos puntos de estas localidades, brindando pronta y sólida respuesta a reclamos vecinales con años sin tratamiento.  

Con estos procesos en marcha y madurados, la Municipalidad de Necochea proyecta actualmente una serie de arreglos que no dejan de traer esperanza a una ciudad donde, desde hace al menos una década, la ampliación de servicios ha sido poco más que un anuncio de campaña y ninguna solución para la comunidad.

Apoyándose en la financiación propia, con caudales adquiridos de las arcas municipales gracias al esfuerzo de cada vecino, que ahora sí puede corroborar en qué y para qué se utilizan sus tasas, en las próximas semanas se bajará al Concejo Deliberante, para su aprobación, el nuevo Plan de Repavimentación de Calles Céntricas de Necochea, que vendrá a paliar el “deterioro sufrido por el continuo tránsito en las principales arterias de la ciudad”.

Estas obras, que comprenderán el fresado de la calzada estropeada, el tomado y sellado de las juntas y la construcción de una nueva carpeta asfáltica; o la remoción de losas y la ejecución de una base suelo cal que sustente el nuevo hormigonado en aquellos casos donde el deterioro sea insalvable, serán consumadas a través de licitación pública y abarcarán ambas manos de la Avenida 58, desde 53 hasta 61; y las calles 66 entre 53 y 55, 64 entre 45 y 57, 45 entre 62 y 64, 40 entre 69 y 71, 104 entre 71 y 75, y 65 entre 66 y 68; convirtiéndose en un verdadero salto de calidad para la infraestructura del distrito y en una transformación para la vida cotidiana de toda la sociedad.  

Foto1, Foto2 y Foto3