COMPARTIR

Un gran operativo lleno de color y sorpresas se montó en el espacio público ubicado en la calle 570 entre 543 y 545, para que las familias de la zona puedan vivir un fin de semana distinto.

FestiBarrio es una idea formulada por la Subsecretaría de Participación Ciudadana, desde hace poco menos de un año, para que todos los vecinos del distrito tengan un espacio donde festejar y pasar un momento distendido, además de generar un vínculo directo y pleno con las distintas áreas de la comuna.

Y los resultados no hacen más que reflejar el buen tino que tuvo esta gestión municipal al atreverse a impulsar una actividad de este estilo, que llena de alegría y color cada nuevo lugar que visita.

Esta tarde y con el objetivo de brindar actividades gratuitas para que los niños disfruten de sus vacaciones de invierno, el ciclo se realizó en el corazón de Quequén, en un espacio ubicado en calle 570 entre 543 y 545. Hacia allí se dirigieron grupos de vecinos de barrios aledaños y familias enteras de la zona, que se vieron gratamente sorprendidas por la magnitud del festejo.

Miguel Arana y Jesica Arce, directores municipales de Deportes y de Educación, fueron algunos de los funcionarios que se acercaron hasta la plaza para compartir con los niños un montón de actividades gratuitas, entre ellas un entretenido taller de barriletes, guiados en ese camino por el titular del área organizadora, Marcelo Ansean.

También estuvo en el lugar, dando una mano con la organización, el concejal Diego López Rodríguez, a quien se lo vio recorriendo los stands de la nueva kermesse en la que podrán jugar los más pequeños de cada barrio al que llegue el programa.

Así, y acompañada por un día al que no se le pudo pedir más desde el punto de vista climatológico, fue que pasó una nueva edición de FestiBarrio, un ciclo que sigue despertando sonrisas entre los vecinos y que espera por muchas otras ediciones.

 

Foto1, Foto2, Foto3 y Foto4