COMPARTIR

El pozo que recibió la descarga eléctrica fue el 28, durante el temporal que azotó al Distrito en la tarde noche del domingo. Obras Sanitarias trabaja arduamente para subsanar el problema.

Durante el temporal que azotó a todo el Distrito en la tarde noche de ayer, una gran descarga eléctrica afectó la bomba del pozo 28, ubicado sobre los silos subterráneos en la vecina localidad de Quequén.

A raíz de ello, el servicio se vio reducido y los vecinos notaron una merma en al caudal de agua en las zonas aledañas, por lo que una cuadrilla de la Dirección de Obras Sanitarias se encuentra trabajando intensamente para subsanar el problema.

Leonardo Gaitán, titular del área municipal, explicó al respecto que “la caída del rayo afectó la línea de media tensión y produjo que la bomba se quemara, por lo que estamos abocados a su recambio”.

Además, el funcionario reveló que en ese pozo “están todas las protecciones puestas”, por lo que se estima que la potencia del rayo fue de una gran magnitud.

 

 

Imagen Ilustrativa