COMPARTIR

Informaron que la dependencia abocada a este tipo de servicio se encuentra en calle 67 casi 54, y venía faltando repetidamente a la Ordenanza Nº 5450/05, a pesar de recibir intimaciones previas.

Por reiterados incumplimientos a la Ordenanza Nº 5450/05 (la cual regula la actividad de remises), una agencia de remís ubicada en calle 67 Nº 2392, fue clausurada en las últimas horas por la Dirección de Transporte municipal.

Dichos incumplimientos,  venían siendo constatados por el personal de inspección, que en varias oportunidades había llevado a cabo intimaciones que no se cumplían, lo que derivó en la clausura y labrado del Acta de Infracción Nº 35056, con intervención del Juzgado de Faltas Nº1.

Al respecto, el director de Transporte del municipio, Julián Zugazúa, detalló: “Se trata de una de las tantas agencias que en los últimos 15 años han acaparado y oligopolizado la prestación del servicio de remís, nucleando el mismo y centralizándolo mediante lo que nosotros denominamos como “Grupo de Agencias”, generando de esa manera agencias “fantasma” en diversos puntos de la ciudad”.

Sobre lo que añadió que “desde hace tiempo venimos constatando diversas irregularidades, efectuando intimaciones a fin de que se regularice la situación, y al no tener respuesta positiva, últimamente se ha labrado una buena cantidad de actas de infracción que van a empezar a derivar en clausuras de los comercios, como en este caso”.

En lo que respecta a esta agencia en particular, generaba inseguridad para los vecinos del barrio, ya que la dejaban  abandonada, con todos sus accesos abiertos y sin operador, razón por la que los ciudadanos denunciaron en Transporte que les preocupaba el ingreso de gente foránea al lugar.

Asimismo, se informó que en el marco de la Comisión de Transporte del Honorable Concejo Deliberante, se viene trabajando en la sustitución del marco regulatorio del servicio de remís a partir de un Proyecto de Ordenanza enviado por el Departamento Ejecutivo, que tiene el fin de mejorar la calidad del servicio, establecer reglas más justas y equitativas para los diversos actores que intervienen en la prestación del mismo y dotar de mayores herramientas de control a la autoridad de aplicación, entre otras cosas.