COMPARTIR

Los pozos 27 y 28 se detuvieron en la tarde de este domingo por un problema energético, afectando zonas aledañas a la Avenida Lobería. Elevados dos reclamos a la Usina, respondidos esta mañana, una cuadrilla del área municipal realiza tareas para volver a ponerlos en marcha.

 

El ingeniero Gaitán, director de Obras Sanitarias, explicó los inconvenientes acaecidos sobre los pozos de agua en Quequén.

En la jornada de este domingo 17, los pozos 27 y 28 de la localidad de Quequén quedaron fuera de servicio por un desperfecto vinculado a la cooperativa eléctrica local. Anoticiados de la problemática, operarios y funcionarios de la Dirección de Obras Sanitarias municipal elevaron dos reclamos a la Usina para que tome cartas en el asunto.

Con el problema energético aparentemente resuelto esta mañana, una cuadrilla del área comunal trabaja en el lugar para volver a poner en funcionamiento las bombas y, así, normalizar el caudal de agua en las zonas linderas a la Avenida Lobería, entre cuyos edificios afectados se encuentra la Escuela N° 40.

“Esta mañana se repitió el pedido a la Usina y quedó solucionado hace un rato”, explicó al respecto el ingeniero Leonardo Gaitán, director de Obras Sanitarias; agregando sobre las cuestiones técnicas de la problemática que “estaban cortadas las tres fases de la línea”, por lo que una vez recibida la confirmación de reparación por parte de la cooperativa eléctrica: “la guardia respondió inmediatamente para volver a ponerlos en marcha”.

 

 

Foto Ilustrativa