COMPARTIR

Personal de Prefectura Naval Argentina, con la coordinación de la Dirección de Obras Sanitarias municipal, comenzó a ejecutar los trabajos que intentarán prevenir futuras roturas en las tuberías que impulsan efluentes cloacales hacia Punta Carballido.

Efectuadas meses atrás las tareas de limpieza, acondicionamiento y reparación de la estructura, comenzó a ejecutarse en la mañana de este lunes la colocación de dos juntas de refuerzo en el caño subfluvial que, por el lecho del Río Quequén, empuja los efluentes cloacales hacia Punta Carballido.

Coordinadas por la Dirección de Obras Públicas municipal, las tareas fueron encomendadas a personal de la Prefectura Naval Argentina, cuyo esfuerzo estará dedicado de lleno a finalizar con esta medida precautoria que busca evitar futuras posibles roturas.

“Hoy arranca el tramo final de los trabajos. Se pondrán dos juntas de refuerzo”, afirmó al respecto el titular del área comunal, Ing. Leonardo Gaitán, para explicar luego sobre la estructura que “se trata de un caño de 800 mm de diámetro en el que estamos trabajando desde hace tiempo. Tiene más de 30 años y se había venido deteriorando porque hacia esa parte del río llega el agua salada del mar”.

Además, el director de Obras Sanitarias reveló también que para realizar estas tareas con normalidad se procedió a la detención de la planta de bombeo cloacal, “que va a trabajar por rebalse”, para disminuir la presión en las cañerías y poder colocar las piezas sin que peligre la integridad de los buzos que trabajan en el lugar.

 

Imagen de Archivo