COMPARTIR

El complejo administrado por la Sociedad de Fomento de La Dulce cuenta con fogones, SUM, baños públicos, servicio de proveeduría y restaurante. El municipio provee el servicio de guardavidas durante toda la temporada, en el horario de 9 a 20. “El lugar está hermoso y la concurrencia es masiva durante los fines de semana”, destacó el delegado de La Dulce, Juan Garré.

puente-blanco-1

 

El Distrito de Necochea ofrece un sinnúmero de bellezas naturales para disfrutar durante todo el año y, especialmente, cuando se asienta el cálido clima de la temporada estival.

Entre ellas, una de las atracciones más demandadas por los turistas de los vecinos municipios de la Provincia de Buenos Aires, después de las que ofrecen las playas de la costa atlántica, es la del Balneario “José Wernld”, en el paraje Puente Blanco, distante a unos 60 kilómetros de la ciudad cabecera por la Ruta Provincial 86, entre las localidades de La Dulce y Juan N. Fernández.

Allí, entre la frondosidad de su forestación y la brisa refrescante del Río Quequén, se levanta un complejo que cuenta con fogones, SUM, baños públicos, servicio de proveeduría y restaurante, ambos con funcionamiento diario, y un amplio lugar de acampe para disfrutar en familia.

El paraje funciona gracias al esfuerzo cotidiano de los integrantes de la Sociedad de Fomento de La Dulce, que se ocupan de su cuidado y mantenimiento, mientras que el servicio de guardavidas es provisto de manera completa por el municipio de Necochea.

“El lugar está hermoso y la concurrencia de los vecinos de las localidad del interior del distrito y de turistas de toda la zona es masiva durante los fines de semana”, reveló Juan Garré, delegado de La Dulce, agregando que, si bien los días de semana merma un poco la afluencia de visitantes, se puede observar gente que arriba “de distintos lugares, como Olavarría, Benito Juárez, Gonzáles Chaves e incluso de Mar del Plata”.

Específicamente sobre el servicio de Guardavidas brindado por la Municipalidad, el delegado explicó que “la zona está cubierta en el horario de 9 a 20, todos los días y durante toda la temporada”.

Finalmente, Garré deslizó con respecto al paradisíaco punto y la pretensión de la actual gestión municipal de convertirlo en un atractivo turístico de mayor envergadura que “se están planificando distintos eventos para darle impulso y que el lugar pueda ser disfrutado por más cantidad de gente”.

 

Foto 1 y Foto 2