COMPARTIR

Fue en la calle 106, perteneciente al pozo Nº 22 de la ciudad, donde se colocó material nuevo y se dejó la red en funcionamiento.

Continuando con los trabajos cotidianos en el núcleo urbano, el personal de Obras Sanitarias reemplazó una bomba de agua corriente perteneciente al pozo 22 de la ciudad, la cual se había quemado.

De esa manera, el pozo ubicado en calle 106, a la altura de los antiguos rodales de la Rural, había quedado sin la prestación del servicio, pero desde dicha área municipal se llevaron a cabo las tareas de forma rápida para dejar la red en correcto funcionamiento.

Vale destacar que Obras Sanitarias se enmarca dentro de la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos, a cargo del Arq. Ricardo Asiain, y sigue trabajando en pos del servicio de agua corriente en la ciudad.