COMPARTIR

La propuesta, que surgió como una posibilidad factible hace poco más de un mes, gira alrededor de la realización de distintos encuentros deportivos en las plazas de Necochea y Quequén. Organizada por el Programa de Participación Ciudadana municipal tiene como finalidad generar mejores vínculos entre los vecinos y poder acercar las herramientas del Estado a cada rincón del Distrito.

Pasó la final de la Copa Libertadores, el campeonato doméstico repitió campeón, pero el verdadero fútbol, el juego que permite crear lazos pateando una pelota, se vivió en la Plaza de Los Naranjos este sábado, cuando se encontraron defendiendo los colores de sus amados barrios los chicos del San Martín y los locales, que oficiaron de anfitriones casuales esperando poder visitar otras canchas de la ciudad.

Los partidos, totalmente amistosos y que tuvieron como único premio para los niños y sus familias el poder disfrutar de una jornada distinta y al aire libre, se realizaron en el marco de Jugando en el Barrio, la propuesta que impulsa el Programa de Participación Ciudadana del municipio para generar vínculos entre los vecinos y poder acercar las herramientas del Estado a cada rincón de la ciudad.

Así fue que se pararon de un lado y del otro los niños de entre 7 y 12 años de cada barrio, algunos con las camisetas rozando sus rodillas, otros con las zapatillas llenas del polvo de algún potrero cercano; y así fue que terminaron unidos en un abrazo, sin importar quién había ganado -porque todos habían ganado- y con ganas de volver a repetir la experiencia, seguramente en otra cancha, con otro marco de público apoyándolos, pero esperando que el resultado se repita. Y que se contagie a otros planos.

Ese es el objetivo de Jugando en el Barrio, una propuesta que cuenta con el apoyo de diversas dependencias de la comuna, entre ellas las de Juventud, Deporte y Salud, y en esta primera realización se pudo ver plasmado en la cara de cada espectador. Seguramente las sonrisas puedan ir multiplicándose a medida que la actividad avance y más niños vayan sumándose.

Por lo pronto, el próximo fin de semana la actividad se volverá a realizar, todavía en un destino no estipulado pero con la certeza de que se renovará el éxito porque habrá niños de otros barrios corriendo atrás de una pelota y esperando unirse en un abrazo al terminar el partido.

 

Foto 1, Foto 2 y Foto 3