COMPARTIR

Será la correspondiente al cuarto bimestre del año, a realizarse en el predio de Obras Sanitarias en el horario de 9 a 14, y con el control de la Dirección General de Transporte.

Desde el próximo lunes, hasta el viernes 31 de agosto inclusive, se realizará la cuarta inspección obligatoria de remis del año, con epicentro en el predio de Obras Sanitarias, en calle 22 entre 59 y 57, y con el contralor a cargo de la Dirección de Transporte del municipio.

El horario para cada día será de 9 a 14, y aquí se detalla la documentación a presentar:

  • Cédula verde (a nombre del titular de la habilitación)
  • Verificación Técnica Vehicular (V.T.V.) como transporte público
  • Seguro actualizado (póliza como remis y último recibo de pago)
  • Tarjeta G.N.C. (prueba hidráulica)
  • Comprobante de matafuegos cargado y homologado
  • Póliza o certificado de cobertura del seguro de accidentes personales
  • Licencia de conducir con categoría habilitante (Cat. D1)
  • Credencial de chofer (Expedida por la Dirección de Transporte)
  • Libreta Sanitaria (no se aceptará turno)
  • Comprobante de pago de la inspección anterior

Asimismo, se controlará que cada unidad tenga instalado, y en correcto funcionamiento, el sistema de Posicionamiento Global (GPS) y botón antipánico, exigido por reglamentación vigente. De hecho, las empresas que no cuenten con la totalidad de la flota con dicho sistema en funcionamiento, no podrán incorporar nuevas unidades hasta que regularicen la situación.

Además, como sucede en cada inspección, se prestará especial atención al estado de limpieza de las unidades, que de no encontrarse en condiciones regulares, serán rechazadas.

En tanto, vale destacar otros dos aspectos: por un lado, los coches deberán llevar a la vista del pasajero el certificado de habilitación oficial; mientras que por otra parte, se enfatiza que de no poder concurrir a la inspección en la fecha fijada, deberán presentar una nota firmada por el titular del vehículo, en la que justifique la inasistencia, y no podrán desarrollar la actividad hasta realizar dicha inspección, bajo apercibimiento de recibir las sanciones que correspondan.