COMPARTIR

‘Volumen I’ está integrado por cinco temas de referentes nacionales del género e interpretado por alumnos del espacio de aprendizaje musical. “Más allá de que grabaron seis chicos, el disco representa a toda la Escuela”, destacó Pedro Tapia, profesor del taller de batería y encargado del proceso de grabación.

lopez-tapia-cd

 

Seis de los cientos de alumnos que, desde su inicio, han transitado por la Escuela Municipal de Rock “Norberto Pappo Napolitano” con la esperanza de aprender a tocar alguno de los instrumentos que conforman una banda del género, tuvieron el orgullo de participar en la grabación del primer disco lanzado desde ese espacio de aprendizaje musical.

Denominado simplemente Volumen I, “porque se planea a futuro poder continuar con este proyecto que está buenísimo”, según destacó Pedro Tapia -profesor de la Escuela y uno de los encargados del proceso-, el álbum hace un recorrido por cinco temas compuestos e interpretados por referentes del rock nacional, pero con la impronta propia del ensamble armado especialmente para cada canción.

“La elección de los temas estuvo a cargo de los seis chicos que participan del disco. Sólo se les aconsejó que tuvieran en cuenta a los emblemas del país”, por ello la lista quedó conformada por canciones de Norberto ‘Pappo’ Napolitano, ‘Charly’ García, Luis Alberto Spinetta, Los Abuelos de la Nada y Manal, contó el docente.

La presentación oficial del trabajo contó con la presencia de Jimena López, titular de la Secretaría de Desarrollo Humano y Políticas Sociales, área bajo cuya órbita funciona el Centro Cultural Municipal de Necochea que da espacio a la realización de este taller.

Allí, el director municipal de Cultura, Gustavo Sunino, destacó con respecto al lanzamiento del disco que “lo vimos como una manera de promocionar lo que se hace desde el taller, agregarle otra actividad a lo que se venía haciendo y, más que nada, mostrar cómo los chicos están trabajando”.

En la Escuela Municipal de Rock “Norberto Pappo Napolitano” diariamente trabajan enseñando guitarra, bajo y batería a más de medio centenar de alumnos, los hermanos Juan y María Pellejero y Pedro Tapia, respectivamente a cada uno de los instrumentos.

“Grabamos un disco por primera vez en nueve años, a partir de una propuesta de Gustavo Sunino”, subrayó Tapia quien al respecto señaló: “lo hicimos con un grupo de ensamble de ex alumnos, algunos de los cuales están aprendiendo a tocar otros instrumentos, con el primer objetivo de que siguieran ligados a la Escuela con un elemento distinto al de los chicos que están cursando”.

Sobre el trabajo propiamente dicho, el baterista explicó que “lo encaramos como si fuera una grabación profesional. Ensayamos tres meses y grabamos en Amaru, un estudio profesional local. Nos llevó todo el mes de agosto y el de septiembre, pero nos queríamos tomar el tiempo que se tomaría un grupo ‘en serio’, quería que ellos (los alumnos) pasaran por esa experiencia”.

Otra de las características para resaltar sobre el álbum es que no se grabó en vivo, sino que cada instrumento se fue acoplando por separado, como se hace con los trabajos de estudio profesionales. “Yo estuve encabezando ese proceso, mientras que el arte del disco estuvo a cargo de Matías Criado, uno de los chicos que trabaja en Gestión (en el CCMN), y con quien estamos súper agradecidos, como con todos los integrantes de la Escuela de Arte que se engancharon con la propuesta”, destacó Pedro Tapia.

“Está buenísimo”, definió el profesor sobre el disco cuyas copias se terminaron de hacer unos veinte días atrás, y remató diciendo: “Más allá de que grabaron seis chicos, el disco representa a toda la Escuela”.

 

Foto