COMPARTIR

En equipo con Policía Ecológica, Bomberos y buzos especializados, la Municipalidad trabajó en la desobstrucción de una compuerta de una planta de bombeo en la zona portuaria, evitando de esa forma que siguiera el rebalse.

Con el intendente Arturo Rojas al tanto del operativo, la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas llevó a cabo una reparación en la planta de bombeo de líquidos cloacales ubicada en 20 y 57, la cual funcionaba en forma deficitaria y producía un desborde sobre el Río Quequén.

Para ello, dicha Secretaría, a cargo de Ricardo Carrera, coordinó un importante operativo junto a Policía Ecológica, Bomberos y demás fuerzas que dispusieron un buzo especialista en el tema, el cual realizó una inspección y ayudó para luego destrabar el inconveniente.

Acerca del tema, el Arq. Carrera mencionó que “esa planta es la que bombea los líquidos cloacales que pasan por el Río Quequén y después descargan en el mar. Data de muchos años y funciona en forma deficiente, teniendo en cuenta que es una planta que tendría que tener cuatro bombas en funcionamiento y cuando nosotros llegamos había solamente una”.

Añadió a ello que “ahora hemos podido recuperar otra bomba, pero había una deficiencia en el funcionamiento de las compuertas de la antecámara y eso ocasionaba un desborde en el río”, a lo que afirmó que “es un tema de larga data y le estamos tratando de dar una remediación, aunque es importante que se haga la obra nueva, que está prevista mediante un proyecto presentado en la DIPAC (Dirección Provincial de Agua y Cloacas)”.

A su tiempo, el subsecretario de Planeamiento, Guillermo Botella, destacó el operativo conjunto montado y destacó que el buzo especialista “se sumergió en aguas cloacales y luego en superficie nos pasó los datos de cómo era la situación. Por fuerza humana no lo pudo destrabar y tuvimos que hacerlo a través de un expansor, y si bien todavía la compuerta está en el lugar, ya está abierta, que era el objetivo nuestro”.

Profundizó sobre el tema que “el objetivo era que no rebalse más la Cuba 2, porque ahí funciona todo el líquido que viene de la Villa balnearia, que es un caudal importante. Con el expansor logramos abrir la compuerta y visualizamos al instante que el rebalse dejó de producir agua hacia el puerto”.

Por consiguiente, el ingeniero Botella afirmó que “el objetivo de todas las partes quedó cumplido y de aquí en más debemos poner esfuerzos en readecuar y modernizar la planta, porque estructuralmente está muy bien, pero la parte electromecánica está obsoleta, lo cual está presentado en DIPAC”.

 

SE ADJUNTA AUDIO, FOTO1, FOTO2, FOTO3, FOTO4, VIDEO