COMPARTIR

Después de muchos años de incertidumbre con respecto a su futuro, y gracias a las políticas de inclusión del municipio, contará ahora con espacios fijos tanto en Necochea como en Quequén. “Desde que asumimos supimos que era fundamental que Envión tuviera su casa propia”, afirmó la directora de Educación, Patricia Britos, al dar a conocer la noticia.

El Programa Envión, de responsabilidad compartida entre los gobiernos municipal y provincial, es un esquema destinado a chicos de entre 12 y 21 años que se encuentran en situación de vulnerabilidad social, asistiéndolos para promover su inclusión, contención y acompañamiento, y con el objetivo de diseñar estrategias que fortalezcan su estima, los reparen y les brinden igualdad de oportunidades.

En nuestro distrito, la herramienta lleva diez años con pleno funcionamiento, aunque con algunos altibajos, debido, sobre todo, a la falta de un espacio fijo que pueda tener implicancia sobre planificaciones a largo plazo. Es en este contexto que la Municipalidad de Necochea decidió que el programa cuente con dos sedes permanenetes, para afianzar sus políticas territoriales y aumentar la matrícula de jóvenes.  

Al respecto, la directora de Educación de la comuna, Patricia Britos, explicó que “en diciembre, desde que asumimos con la gestión del intendente Arturo Rojas, supimos que era fundamental que tuvieran su casa propia, que no se estén mudando cada tanto, por eso tomamos esta decisión: después de estar un montón de años trabajando, Envión contará ahora con dos sedes, una en Quequén y otra en Necochea”.

Con respecto a la primera, indicó que se trata del SUM ubicado en la esquina de 545 y 574, inaugurado por la anterior gestión, pero sin utilidad alguna, mientras que el segundo es el Centro Integrador Comunitario del Barrio Norte, un complejo situado en la intersección de calles 84 y 53.

“Tenemos que seguir trabajando para acomodarlos”, pero “lo importante es que los chicos ya no se mueven más de ahí, ya es de Envión”, aseveró la funcionaria.

Por su lado, Noemí Ameri, parte del equipo de la Secretaría de Desarrollo Humano y Políticas Sociales, y vinculada muy de cerca con el programa, subrayó sobre la importancia de las sedes propias que “en diez años que lleva Envión nos hemos mudado nueve veces, y eso no te permite planificar mucho a largo plazo”.

Ahondando en las acciones que se desarrollan a través de esta herramienta de inclusión, la Trabajadora Social destacó que “hemos tenido Fines, secundario con oficio, talleres y se trabaja sobre diversos ejes: salud, educación, trabajo, deportes y todo lo que tenga que ver con la contención”.

“El aporte de la comuna es esencial, porque nos brinda los recursos, tanto humanos como económicos”, señaló sobre la relación intrínseca del municipio con el programa, agregando sobre el desdoblamiento de las actividades que “estamos trabajando fuertemente con lo que es la matrícula de Norte, porque las últimas dos sedes las hemos tenido ahí. Quequén siempre es una cuenta pendiente. Si bien los chicos acceden, les cuesta un poquito más y hay mucha población que no llega. Así que este es un gran desafío y, un poco, un sueño cumplido”, finalizó.

 

Foto1, Foto2, Foto3, Audio y Video