COMPARTIR

Así quiso ponderar el Lic. Eduardo Marín, profesor del ciclo, la aptitud de los educandos que participan de la Tecnicatura en Turismo, carrera de pre grado que recorre su primer año en nuestro medio y que se dicta gracias a las gestiones del intendente Facundo López con la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Esperando entregar a sus alumnos las preguntas del primer parcial de una de las materias troncales de la carrera, el licenciado en Turismo Eduardo Marín, adjunto de la cátedra Introducción al Turismo y titular de otras materias como Recursos Culturales o la optativa Conservación del Patrimonio Turístico, se tomó unos minutos para explicar cómo viene desarrollándose la tecnicatura en Necochea y cuáles son las .

La carrera de pre grado universitaria, que otorga un título intermedio y la posibilidad de continuar realizando la licenciatura en Mar del Plata, se puso en marcha este año en nuestra ciudad gracias a las gestiones del intendente Facundo López y a través de un convenio firmado con la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP), con la mira puesta en convertir a la educación en una de las principales políticas públicas de la gestión municipal y apostando a que los jóvenes del distrito puedan continuar sus estudios terciarios sin tener la necesidad de migrar.

“Este es un desprendimiento de la Licenciatura en Turismo. En Mar del Plata tenemos la Licenciatura desde hace muchísimos años, es la carrera de 5 años más antigua de la República Argentina”, afirmó el docente comenzando a explicar las características de la formación que se dicta en Necochea.

“Durante muchísimo años tuvimos la idea de generar una carrera intermedia, en los viejos planes de estudio existía. Luego, por cuestiones políticas muy espurias, se eliminaron. Con la gestión que tenemos en este momento en la Facultad se llevó a cabo esta tarea”, continuó pormenorizando el licenciado, para detallar sobre la tecnicatura: “es una carrera corta de tres años de duración, los dos primeros años son de materias comunes con la licenciatura, quiere decir que juntos están sentados los futuros licenciados y los futuros técnicos. Ya en tercer año sí hay una gran diferenciación, porque son todas materias específicas pensadas para la tecnicatura”.

Consultado sobre el desarrollo de la cursada en nuestro medio, el profesor indicó haber quedado sorprendido por el “nivel de responsabilidad, de atención y de participación” que encontraron en los educandos de Necochea. “Acá vemos sinergia, vemos como participan entre ellos, como vienen con el material leído. No es por halagar los oídos de nadie, el nivel es muy, muy bueno. Nos sorprendió a todos”.

Además, y sobre la historia de esta formación educativa y su extensión a otras ciudades, Eduardo Marín especificó que “el año pasado comenzamos con Villa Gesell, donde ya estamos dictando las materias de segundo año, y estamos cerrando un convenio con un municipio muy cercano a Mar del Plata”.

 

Evitar la migración de los jóvenes

La importancia del crecimiento de la oferta educativa superior en nuestra ciudad no solo puede transformarse en impulsor del crecimiento económico sino además, y fundamentalmente, evitar la migración masiva de un grupo etario que se ve forzado a instalarse en otras urbes para continuar desarrollando su formación.

Por ello se ha transformado en uno de los ejes principales del accionar de la Secretaría municipal de Desarrollo Humano y Políticas Sociales, a través de la Dirección de Educación que encabeza Jesica Arce. Y Marín no hizo más que coincidir en este punto cuando destacó que “la  Universidad de gestión pública no apunta al Mercado, este es un tema que siempre se discute. La Universidad no debe pensar en el mercado sino en la comunidad, que no es lo mismo”.

“Uno de los problemas que encontramos es el de la migración por falta de oferta. Migración que se puede hacer, en el mejor de los casos, cuando se cuenta con recursos económicos porque solventar la estadía de un educando fuera del ámbito de su familia”, explicó el docente. “Es muy difícil desde lo económico, ni que decir desde el problema de la contención y del desarraigo”, situaciones que se reflejan a diario en los cientos de jóvenes que buscan oportunidades en lugares lejanos a sus afectos.

“Entonces, lo que estamos haciendo es acercar la Universidad a la gente”, subrayó el licenciado en Turismo, “porque el problema económico es acuciante; no existen la cantidad de becas que deberían existir, no existe el mecenazgo, no existe el esponsoreo”.

“También hay una cuestión de racionalidad económica: el Estado, la comunidad, la vecina, todos aportamos” para que los jóvenes estudien y ese conocimiento que adquieren no se ‘despilfarre’. “Los que regresaron a sus hogares con un aporte básico, esa educación no la podemos desperdiciar. En un país como el nuestro tenemos que tratar de que esa gente, que ya tiene una pequeña formación o avanzó algunos años, tenga la posibilidad de terminar sus estudios. Tenemos que darle la posibilidad de que devuelvan a la sociedad lo que se ha invertido en ellos”.

 

AudioFoto 1, Foto 2, Foto 3 y Foto 4