COMPARTIR

Las áreas dependientes de la Secretaría de Gobierno realizan inspecciones en los comercios habilitados y operativos para ordenar el tránsito. En este último sentido, el despliegue conjunto con la Policía Departamental ya dejó como resultado el secuestro de 22 vehículos.

Por el pase a fase 5 y la habilitación de nuevas actividades, la Municipalidad de Necochea se encuentra desplegando una serie de operativos de control para ordenar al tránsito vehicular y hacer cumplir los protocolos que regulan a cada sector.

Desde el área de Control Urbano la fiscalización se centra, especialmente, en el cumplimiento de medidas sanitarias y horarios por parte de los establecimientos dedicados a la gastronomía, mientras que la Dirección de Tránsito se ocupa de exigir el cumplimiento de las normativas vigentes en las arterias principales de la ciudad.

En este último aspecto, “se dispusieron desde el jueves -y continuarán durante toda la semana-, controles en Diagonal San Martín y en Avenida 75, con el apoyo de la Policía Departamental”, explicó Walter Calabretta, subsecretario de Ordenamiento Urbano y Fiscalización.

El funcionario además detalló que, como resultado de estos operativos, “hasta el día de ayer, inclusive, se secuestraron un total de 22 vehículos, de los cuales la mayoría fueron por falta de seguro y alcoholemia positiva”.

Resaltando el trabajo conjunto que se viene realizando con la fuerza de seguridad provincial, señaló que “se nota un relajamiento” por parte de la ciudadanía a la hora de cumplir con las pautas. “Somos conscientes de la necesidad que tenían muchos vecinos de juntarse y, por eso, hay cierta tolerancia. Pero en los casos en que se exceda el horario permitido, se le ha pedido a la Policía labrar las actas de infracción por violación de la cuarentena, porque el decreto que ha habilitado las actividades ha sido tajante en determinar el horario límite (las 12 de la noche)”, afirmó el subsecretario.

Haciendo un llamado a la comunidad, Calabretta finalizó afirmando que “el municipio va a estar en todo lo que pueda estar, pero si no apelamos a la responsabilidad social de la gente va a ser muy difícil. La mayoría cumple, el problema es que los casos de incumplimiento, los menos, pueden hacer que todo vuelva para atrás”.

 

Foto1, Foto2 y Audio