COMPARTIR

Por la erosión marina a la altura de Quequén Chico, que llevaba las cuevas casi hasta el límite con el camino, el municipio con el Ente Vial desviaron la traza para mantener el tránsito vehicular. Asimismo, se demarcó la zona de peligro de desmoronamiento.

Continúan los trabajos de corrimiento de calle en el camino de la costa en Quequén, debido a la erosión marina que ha generado una profunda socavación, la cual pone en peligro de desmoronamiento un sector cercano a Quequén Chico. En el lugar, realizan tareas conjuntas la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas, a cargo de Ricardo Carrera, y el Ente Vial.

Precisamente quien está a cargo del ente, Adrián Furno, informó acerca de las tareas que se han continuado por estas horas tras la apertura de los trabajos el viernes pasado. “Se hizo todo el ensanche de la calle en el tramo de Quequén Chico, y además se entoscó para evitar que la erosión marítima carcomiera la calle”, puntualizó.

Vale recordar que en el lugar de mayor riesgo, se habían generado cuevas de más de seis metros en los acantilados que iban casi hasta el límite con el camino, y por ello la nueva calle que conduce hacia Costa Bonita se movió unos 50 metros  hacia el continente, con tal de evitar cualquier peligro para la gente que circula por el sector, principalmente los vecinos de Costa Bonita que van y vienen permanentemente.

Asimismo, Furno apuntó que “también se está haciendo lo mismo casi llegando a Bahía de los Vientos, en un tramo donde se había hecho una socavación también pero en este caso por erosión del agua de lluvia sobre la calle, así que también se corrió la calle y se entoscó para que quede transitable”.

Se adjunta FOTOFOTO1, FOTO2, FOTO3