COMPARTIR

Con un detallado instructivo de buenos hábitos, la Subsecretaría de Salud municipal lanzó una campaña para evitar esta alteración, una de las principales causas de muerte de niños menores de cinco años alrededor del mundo. Se recomienda mantener una buena higiene personal, desinfectar los espacios de elaboración de comidas y utilizar agua y alimentos seguros.

18-01-AFICHE-Diarrea-Infantil-Frente

Desde la Subsecretaría de Salud de la Municipalidad de Necochea se ha profundizado la difusión de una serie de campañas con medidas claras y sencillas que buscan evitar distintas patologías o enfermedades recurrentes, sobre todo, durante esta época del año.

Una de ellas brinda una detallada explicación sobre los Buenos Hábitos para prevenir la Diarrea Infantil, alteración que, según la Organización Mundial de la Salud, puede durar varios días y privar al organismo del agua y las sales necesarias para la supervivencia, transformándose en la segunda mayor causa de muerte de niños menores de cinco años alrededor del mundo.

Entre las medidas de prevención destacadas por el área dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano y Políticas Sociales, se sugiere purificar el agua hirviéndola o usando cloro; utilizar “agua segura” para lavar frutas, vegetales y preparar los alimentos, además de para lavarse manos y dientes; y elegir siempre alimentos seguros para elaborar las comidas.

Además, se recomienda mantener la higiene personal y de los espacios de producción, lavándose las manos con jabón o cenizas antes de comer o preparar alimentos y después de ir al baño; desinfectando las áreas donde se elaboran las comidas; y protegiendo los alimentos de las plagas, cubriéndolos adecuadamente.

18-01-AFICHE-Diarrea-Infantil-Dorso

Con respecto a las sugerencias en la preparación de los alimentos, uno de los mayores recaudos que se deben tomar para evitar el síntoma es el de la separación: Antes de cocinados, las carnes y los pescados nunca deben cruzarse con el resto de las provisiones; los alimentos frescos deben estar separados de los viejos y los crudos apartados de los cocidos. También es importante utilizar diferentes utensilios para su manipulación y guardar los alimentos en recipientes limpios y tapados.

Finalmente, para prevenir la diarrea es fundamental cocinar los alimentos completamente y mantenerlos a temperaturas seguras, esto es: una vez cocidos, no dejarlos a temperatura ambiente por más de dos horas; controlar que la comida esté bien caliente (hirviendo) hasta el momento de servirla; y mantener la leche, el queso y los perecederos siempre refrigerados.

Es importante destacar que los alimentos y el agua son seguros cuando no tienen microbios peligrosos, químicos tóxicos o agentes físicos externos (tierra, insectos, pelos, etc.), elementos que representan un riesgo para la salud. El agua es “segura” cuando no tiene olor ni color y ha recibido algún tratamiento de purificación.

 

Placa Frente y Placa Dorso