COMPARTIR

Actualmente se realiza el encofrado y armado de las vigas de una obra que nace a pocos metros de la Delegación Municipal y que es uno de los bastiones para la política deportiva de la gestión del intendente Facundo López.

Frente a la Plaza Hipólito Yrigoyen, y a pocos metros de la Delegación de Quequén, avanzan las obras para el Natatorio Municipal, un proyecto que naciera baja la intendencia de Facundo López y que fuera gestionado por el propio jefe comunal ante el Ministerio de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires.

Desde la órbita de la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos, a cargo del Arq. Ricardo Asiain, informaron respecto a la etapa de obra (llevada a cabo por la empresa adjudicataria Solana S.R.L.), que se realizaron las bases del lugar y la estructura de hormigón, mientras que actualmente el personal se aboca al encofrado y armado de vigas de formación del natatorio, que contará con una pileta semi olímpica de 25 metros de largo por 12,50 de ancho.

Además, el proyecto comprende la construcción de un local-restaurant, cocina, baño, vestuarios, oficinas administrativas y áreas de recepción y primeros auxilios. Se trata de una obra de 1.300 metros2 y el presupuesto es de 12.844.457, 45 pesos.

Vale recordar que durante el inicio de la demolición del viejo Corralón de Quequén para comenzar a emplazar el natatorio, el intendente López enfatizó que “esta obra es de real envergadura para el avance de una comunidad pujante como la de Quequén, ya que tener su propio natatorio abierto a todos los vecinos será un orgullo, sobre todo porque vamos a lograr que el deporte llegue a todos los barrios, y éste será el puntapié inicial”.

Asimismo, se destaca de esta obra que los terrenos fueron adquiridos con fondos propios de la comuna, que aporta un porcentaje similar al del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires en pos de cristalizar prontamente un bastión para la política deportiva de la gestión.

Se adjunta FOTO