COMPARTIR

El accionar se prolongó durante unas ocho horas de la tarde noche del pasado sábado, afectando el suministro de los pozos 27 y 28. Defensa Civil y los Bomberos de la localidad entregaron bidones de agua potable a las familias desfavorecidas, con la coordinación de la directora del Hospital Irurzun.

El pasado sábado y debido a la rotura de un caño maestro de agua, una cuadrilla de Obras Sanitarias fue abocada de lleno a intensas tareas para combatir esa problemática, que afectaba a una gran parte de la población de Quequén.

Para llevar adelante el urgente operativo, que se prolongó por alrededor de ocho horas y que culminó minutos antes de la medianoche, se procedió al corte de los pozos 27 y 28 de la localidad, afectando al suministro en las zonas linderas a la Avenida Lobería, la Estación Quequén y el Hospital Municipal Irurzun.

Los trabajos que comenzaron a la tarde debieron ser apoyados por equipos de reflectores a medida que fue cayendo la noche y acompañados por la entrega de bidones de agua potable para uso doméstico en las casas afectadas, trabajo en el que participaron la Dirección de Defensa Civil y el cuerpo de Bomberos de la localidad, con la coordinación de la directora del nosocomio comunal, Karina Canale.

“Gracias al trabajo de todo el equipo de Obras Públicas, logramos solucionar el inconveniente que afectaba a los vecinos de Quequén. Se va a notar paulatinamente la normalidad en el servicio”, indicó al respecto el mismo sábado el ingeniero Leonardo Gaitán, titular del área municipal que llevó adelante el operativo.

 

Foto 1, Foto 2, Foto 3 y Foto 4